Después de ir al gimnasio con mi hermano pequeño, Daniel, nos miramos al espejo y nos dimos cuenta de que nos habíamos pasado con las pesas.

Os envío unas fotos de lo que sucedió aquella tarde:

ALEJANDRO SUPER CACHASDANIEL SUPER CACHAS