Puede que seas dormilon…

¡Pero no tanto como este tío!